lunes, 2 de enero de 2006

maMá y PapÁ soN tOnnnnnTos.

resulta que un día cogió mi madre, y nos levantó a grito pelao a mi padre y a mí, diciendo que, hale, que había que ir a comprar, que eran las rebajas y que había que aprovechar que la gente aún no se había coscao del todo.

y nos cogimos el coche y nos fuimos p'al centro, que es donde están todas las tiendas guays según mamá. papá intentó salvarnos diciendo que, mientras, a mí me podía llevar al parque, pero ni por esas, oye.

así que llegamos al centro en coche, y claro, mi madre lo quería meter en un parkin d'esos. pero mi padre, que a veces es un poco rancio con los euros, dijo que ni hablar, que bastante hacíamos con gastarnos dinero sin necesidad. tonces me conocí todo el centro de tantas vueltas que dimos. oye, que hasta el guardia de tráfico nos empezó a saludar cada vez que pasábamos. mi madre y mi padre le miraban cabreados, y yo le enseñaba el chupete para no ser tan maleducada como ellos.

pues que al final tuvimos que dejar el coche enel parkin, y eso que ya se estaban acabando los sitios. y fuimos a zzzzzzara, el corte irlandés, y muchos más. recuerdo que, de repente, nada más entrar en la priemra tienda, a mamá se le alborotaron los pelos, y empezó a usar los tacones para pisar y dar patadas, además de para caminar. parecía la del kill bill, guau, no sabía que tenía una heroína tan cerca.

fue muy divertido que a papá comenzara a cambiarle de color la cara, porque pasó del rojo al amarillo y del amarillo al verde, como los semáforos. y yo le preguntaba papá qué te pasa, y él sólo me miraba como si sus ojos se hubieran convertido en palillos chinos con una punta que te cagas.

yo sólo miraba a las demás señoras, que estaban casi como mamá, pero que a su altura eran como el cinturón blanco de karate, y a los señores, que estaban como papá, como si ser semáforos ahí sirviera de algo. y me preguntaba si mamá nos había engañado, y que lo que pasaba en realidad es que regalaban la ropa, y no que eran las rebajas.

entonces, de golpe y porrazo, un culo calibre 120 bragado y meano, de gorda-a-la-vista-con-cabreo-supino, y velocidad de 300 match, me golpeó de lado y me tiró al suelo así, hale, que no me dio tiempo ni a llorar, porque enseguida mamá la estaba provocando un riachuelo de sangre por las narices, a base de golpearlas con su puño. guau, mamá, de mayor quiero ser como tú, no sé por qué te opones a que me apuntes a taekwondo.

luego esperamos la cola del vestuario de mamá, que se había cogido más ropa de la que le dejaban las señoras de la tienda. y lo peor fue cuando se probó los vaqueros, que mi padre siempre dice que se deje de coger las tallas pequeñas, o se lo decía, porque desde que le dio en sus partes, no ha vuelto a abrir la boca, bueno, y se probó los vaqueros, y la cremallera se abrió al revés.

pobre mamá, que parecía una butifarra catalana, ella que es antiestatut. y comenzó a llorar y eso fue la juerga, porque la gente de la cola empezó a decir que ya'stá bien, que se tiraba tres horas en el probador, y que estaba colapsando todo. mentira, porque la tía chungo-alternativilla de al lado, iba por su décima combinación de modelitos.

total, que mamá se agarró un cabreo, nos dejó a papá y a mí con el marrón de dar disculpas a la peña, y se fue adelantándonos. entonces, oímos un pipipipipipipi. había saltado la alarma, y era mamá, que con el cabreo se le había olvidado quitarse las bragas que se estaba probando. así que se puso más roja que yo nunca la había visto igual en mi vida, y se fue otra vez al vestidor, pero esta vez con unos vigilantes muy amables y muy simpáticos, que hasta me hacían monerías.

total, que después de devolver las bragas y quedarse sin las suyas, que no sabía dónde las había puesto, le dijo a mi padre que condujera él y que nos volviéramos a casa. y eso que todavía les quedaba llegar al parkin y, lo peor, pagarlo.

y al final, tanto estrés para nada, porque ninguno nos compramos ninguna ropa.
y eso que estaban bien baratas las cosas, aunque un poco desordenadas, porque aún me pregunto que hacía un sujetador en la zona de colonias para caballero.

6 cosas que dice la gente:

Arcangel dijo...

Eso solo pasa en Grigolandia o en los Paises donde conosen la tecnicas basicas del mercadeo. Quien en Venezuela no pasa eso aqui todo sigue igual!!

Nil dijo...

Pobrecita niña, que padres mas irresponsables. Cuando crezcas te invito a un colacao :D

Axileos dijo...

De parte de AXILEOS esta historia es la que más gracia me ha hecho. Enhorabuena.

El Bitxo!! dijo...

¡¡HA SIDO GENIAL!! Me he reído un montón! porque es cierto! lo mismo mañana me paso por El Corte Inglés, pero no para comprar nada, sino para ver como se pegan las madres y así reírme un poco! XD

delaPipol dijo...

Sublime.

¿De mayor lo publicarás en
www.consumehastamorir.com ?

Anónimo dijo...

me encanta este personaje xX