viernes, 4 de enero de 2008

lÄ wHisKeRíÂ

aunque no lo escriba, todo el mundo ya sabe que es navidad, porque lo dicen en todos los blogs, en todas las teles, y en todas las tiendas y las calles. así que es normal que veamos a los mayores haciendo cosas raras, como si fueran pequeños como yo, y se ponen en la cabeza cosas para hacer el ridículo. pero no les da vergüenza, y parece que se lo pasan bien. en cambio, cuando los niños queremos salir disfrazados a la calle, si no es navidad o carnaval no nos dejan, porque te sueltan: "¡anda, que vas a hacer el ridículo, déjate de tonterías!". pero bueno, como ya sabemos todos, los mayores están locos.

mi barrio también se ha puesto muy bonito, con luces en medio de la calle, con los árboles llenos de bombillas (son un poco feas, cuando sea mayor, pondré luciérnagas, que ahorran luz y son más bonitas), alfombras rojas delante de los comercios que hacen que te pringues de agua cuando pasas por encima, y gente disfrazada de papá noel. sé que están disfrazados, porque algunas son chicas y porque algunos están delgados. lo que no sé es por qué nadie se disfraza de rey mago, que son majos, no están gordos y traen más regalos porque son tres.

el caso es que una mañana de estas, cogió el abuelo y me dijo que nos fuéramos de paseo. cuando el abuelo dice esto, pueden ser dos cosas: o quiere ir al bar con los amigos, o quiere ir al parque a verle el culo y las piernas a las mujeres. como es invierno y las mujeres suelen ir muy abrigadas y no se les puede ver nada, pues me llevó al bar con los amigos.

el bar es un rollo, porque todo el mundo fuma y es un asco, odio las coca colas frías que me obligan a pedirme (cuando lo que yo quiero es ir al parque, pesao), y cómo gritan y dan golpes en la mesa cuando cantan las cuarenta o tienen pito doble. así que le pregunté al abuelo si podía salir un momento a la calle. y el abuelo, que cuando está con sus amigos me habla como si fuera un oso muy macho (pero no de esos que le ponen al rey), me gruñó un poco y me dijo que vale, pero que no me alejara mucho.

así que guay, porque podría explorar a mis anchas. así que salí y después de ir corriendo a la juguetería, para ver qué pediría a los reyes. después, vi a una mujer disfrazada de papá noel. aunque debía de estar pasando mucho frío, porque sólo llevaba la chaqueta, el gorro y las botas de papá noel. no llevaba los pantalones ni la barba. estaba en frente de una puerta en la que encima pone "whiskeria".

pero aunque es una whiskeria, el abuelo nunca pasa ahí. debe ser que sólo ponen whisky y, claro, si no tienen chatos de vino o cañas, pues el abuelo se aburre de beber siempre lo mismo y por eso no va. es un bar un poco raro, porque la puerta siempre está cerrada y nunca se ve lo que hace la gente dentro. y desde que no sabía andar, siempre ha estado así. una vez le dije al abuelo que por qué no me llevaba ahí, que me gustaría verlo, pero el abuelo me soltó un "anda, déjate de tonterías, cuando seas mayor ya lo entenderás." que es la respuesta que dan los mayores cuando no te quieren decir algo o cuando no lo saben. pues anda, que si nos dijeran eso siempre en el cole, estaríamos tontos perdidos ya y no habríamos aprendido que los niños no vienen de paris.

el caso es que yo tenía que aprovechar que estaba sola, para intentar ver qué era la whiskeria esa. como soy muy bien educada, le dije "hola" a la papá noel falsa y pasé. bueno, no pasé, porque la papá noel me cogió de los hombros y me dijo que a dónde iba. como yo veía que la cosa no iba a estar fácil, pues me lo inventé, y le dije que mi abuelo estaba dentro, y que iba a buscarlo.

la mamá noel me dijo que muy bien, pero que le esperara fuera, que no podía pasar. yo, entonces, que había visto todas las pelis de shrek, me copié del gato y le puse cara de porfavorporfavorporfavor. pero ni por esas. la papá noel me dijo que no, que me esperara. así que no me quedó más remedio que pasar al plan B, que sólo uso en casos desesperados. así que empecé a llorar muy fuerte diciendo que quería estar con el abuelo y que era una señora mala, tonta y fea.

claro, el plan volvió a dar resultado, porque nunca me ha fallado. así que la papá noel sin pantalones dijo que vale, que me callara ya, que ella pasaría y que le diría al abuelo que saliera. así que parecía que el plan B tampoco iba a funcionar como yo quería. así que le dije que no, que quería pasar yo a buscarle, y puse cara otra vez de repetir el plan B.

la papá noel resopló, y dijo que bueno, que pasaría con ella, pero que tenía que cerrar los ojos. y, claro, yo le puse cara de buena y le dije que vale.

así que le di la mano, que estaba helada y tenía unas uñas superlargas y pintadas con muchos colores, y pasamos adentro. yo iba con los ojos cerrados, pero en realidad los abría un poquito, para poder verlo todo.

y lo que vi, más que raro, me confirmó que cuando te haces mayor te empieza a fallar algo en la cabeza. para empezar, no había mucha luz, aunque había focos de luces de colores por las paredes y el techo. había algunas luces rojas por los rincones. después, en el centro, había una especie de plataforma con dos barras, donde mujeres desnudas, que llevaban sólo un tanga, bailaban al ritmo de una música que era todo el rato igual, como la que escucha el vecino (chun-chun-chun-niiiiiii-chun-chun-chun-pum-niiiii).

luego había señores sentados en la barra y en unos sillones mirando a las mujeres. las mujeres eran muy guapas y los señores muy feos. así que no me extraña que miraran a las mujeres. total, al abuelo también le gusta mirarlas en el parque. pero lo que no entendía era cómo las mujeres guapas podían estar sentándose al lado y poniéndose mimosas con los hombres feos. porque si fuera una ong, la papá noel de la puerta estaría con una hucha pidiendo dinero, y yo no le vi la hucha por ningún lado.

acabábamos de entrar casi, cuando una de las mujeres, que era muy vieja y fea y que no sé de dónde había salido, empezó a gritarle algo en otro idioma a la papá noel, que seguí agarrándome de la mano. la papá noel se puso a gritar también como una periodista de esas de los cotilleos, y me preguntó enfadada, como si yo tuviera la culpa de algo, que cómo era mi abuelo y que volviera a cerrar los ojos. como esta vez sí que me daba miedo la cosa, empecé a llorar de verdad y a decirla que me había equivocado de bar, que me quería ir con mi abuelo, que está en el bar de pablo, el de la esquina.

así que, muy enfadada, la papá noel con medias me llevó a rastras a la calle al bar de pablo. cuando entré, todo el mundo se quedó mirando porque, claro, no es muy normal ver a un papá noel sin barba ni pantalones. yo me solté de la mano y fui corriendo hacia el abuelo, que se puso a hablar muy contento con la papá noel. la papá noel le regañó, y se fue.

el abuelo me dijo que no le contara nada a nadie en casa, y que tenía que explicarle cómo había conseguido llevar a esa "chavala" (es que para él todas son chavalas, aunque sean mayores) al bar de pablo. yo sólo quería llegar a casa, porque había tenido bastante ese día, como para contarle que la papá noel rara me había metido a la whiskería, que no era en realidad una whiskería, o sí, pero que allí dentro no había luz casi y que las mujeres guapas iban desnudas y hablablan con los hombres feos, que iban vestidos, y donde la gente hablaba raro.

eso me pasa por meterme donde no me llaman.

hale, besos babosos

9 cosas que dice la gente:

el_Vania dijo...

Qué horror.
Y la estampa de mujeres guapas desnudas frente a hombres feos vestidos lo dice todo.
Salud/OS!

ROSA ALONSO dijo...

Pero cuantos años tienes tu para ir a esos sitios???????????
Tú, a ver ChinChan como mucho!
;)

Navarro dijo...

jajajajajaja que bueno!!!!! lo de las pelis de shrek y el porfavorporfavorporfavor...me ha matado de la risa jejeje
Felis año xiguita!!! Me hacía falta tu dosis de relatos!!!!
Sigue así!!
Besitos!

canichu dijo...

hmmm... pues en estados unidos hay un juguete para niñas que es una barra de esas donde las chicas bailaban... pero tú no le pidas eso a los reyes este año, ¿vale? Tú ya te enterarás de mayor y no necesitas jugar a eso de pequeñita. Que estados unidos es otro mundo.

Miriri dijo...

Lo que te da de sí la Navidad, xiquilla.
A saber la que montas con unos añitos más y seas fan de algun melenillas! jejeje

Becho!

chüpetina dijo...

el_vania: :D y no es verdad?

rosa alonso: así estoy, de tanto ver shin chan!

navarro: feliz año, igualmente :) la verdad es que vuestros ánimos motivan mucho!

canichu:ah, sí? pues yo quiero ver esos juguetes tan raros.

miriri: algún melenillas? como el rey león o como jesucristo superstar?

besos babosos para todos, salpicados con mazapán masticado.

sininterés dijo...

eres una niñata por eso te metes en los berenjenales que te metes

felinavidá

Mike Bonales dijo...

Esta Chüpetina... mira que meterte en una whiskería... andaaa, tira pa casa que menuda te espera como se enteren tus padres.

Un abrazo!

Mila dijo...

Geniaaaaaal me encanta