lunes, 4 de agosto de 2008

bÜceÀnDö pOr teSoROs ëSConDiDos

este verano papá y mamá han decidido que ya eso hora de que aprenda a nadar yo solita, que así no tendrán que meterse ellos en la piscina conmigo y podrán tomar el sol tranquilitos y hacerse arrumacos otra vez, como cuando eran jóvenes, y ponerse muy tontos, que se empiezan a reir por cosas que no tienen gracia. y además a mí no me hacen ni caso, aunque les dé pellizcos en el culo, que sé que no les gusta (encima se ríen más, y le se echan la culpa el uno al otro).

a lo que iba. así que me han apuntado a un curso de nadar en la piscina que tenemos cerca, pero que no es la de la urba, sino que es más grande y da un poco más de miedo porque cubre. al principio me costaba ir sin manguitos, pero ya sé nadar yo solita y bucear. así que papá y mamá han decidido hoy que me bañe sola, con ellos mirando desde la orilla. y la verdad es que ha sido muy divertido, porque además llevo gafas de esas de ver por debajo del agua.

la primera vez que me he metido en el agua, he aguantado poco, me he cansado enseguida y he tenido algo de miedo. así que me he agarrado a lo primero que he pillado, que era grande y blandito, y flotaba. la verdad es que pensé que realmente era una buena idea que pusieran esos flotadores para la gente como yo, que es una exploradora, pero a veces se cansa.

pero a la señora ha debido asustarla que me agarrara a sus tetas, que eran lo que yo creía unos flotadores realmente, porque casi me da un manotazo en todo el ojo. ¡oiga, señora, que me ahogo, yo qué culpa tengo! seguro que cuando sea mayor, si tengo las tetas así, no me voy a hundir nunca. pero claro, la señora no ha entendido que me tengo que poner manguitos y flotador porque todavía no tengo esas tetas, y que si no, me hundo.

cuando se lo he dicho, la señora tetona, o teutona, que es como llama el abuelo a las señoras alemanas con las tetas grandes, se ha puesto más roja aún (es que no veas, parecía un cangrejo de paella), y en plan tsunami (que yo creí que dejaba la piscina seca) se ha movido y me ha llevado hasta la orilla. luego me preguntó quiénes eran mi padre y mi madre, y les ha echado la bronca a ellos también. no se la entendía muy bien, pero los gritos que daba no debían ser nada tipo lista de la compra o consejos amigables. luego papá y mamá me la han vuelto a echar a mí, y me han dejado castigada hasta que la señora teutona se fue.

después en el agua, decidí nadar un poco otra vez para practicar, no fuera que me cansara otra vez, y diera con otra señora teutona aún peor. cuando ya vi que podía aguantar, cogí mucho aire y me puse a bucear pegada al fondo de la piscina, como si fuera una sirena buscando tesoros escondidos. pero claro, como me habían comprado las gafas en los chinos, pues empezó a entrarles agua cada dos por tres. y así no hay quien vea por dónde va una.

pero eso no me iba a echar para atrás, así podría imaginar que era una sirena miope. así que empecé a pasar por debajo de los que tenían las piernas abiertas, como si fueran cuevas secretas. hasta que se me acabó el aire y pensé que tenía que subir. pero claro, con las gafas llenas de agua, es como no llevarlas, así que seguía sin ver nada. me di impulso con los pies, y haalaaaaaaaa, otro obstáculo, o más bien, otro obsta-culo, porque luego, cuando conseguí salir, vi a un chico joven, de esos macarras que llevan un pendiente en la ceja y un tatuaje en la espalda, aullando como si le fuera la vida en ello. y un hombre lobo de los que salen en Harry Potta, no era (porque no había luna llena, que había sol, y no le salía más pelo, por si alguien no ha visto la peli).

y se puso a gritar algo así como misgüevosmisgüevosmisgüevos. y se salió de la piscina tocándose la entrepierna. yo, por si acaso, volví a bucear y salí por la escalerilla contraria. creo que la gente es muy delicada. deberían hacer una piscina para gente delicada, y otra piscina para gente normal, y no pasarían estas cosas.

por cierto, en esta piscina el socorrista no es como mike buchanan, nunca salva a nadie, bueno, sí, a los bichos que se caen en el agua, que los recoge con una red. tampoco tiene esos músculos, ni está rodeado de socorristas-chicas, que está él solo. así que lo de la piscina puede que no sea como en las pelis. yo lo cuento aquí para que se sepa, y la gente no vaya engañada a bañarse. y también para que tengan cuidado si son delicados.

besos babosos

9 cosas que dice la gente:

1977 dijo...

A mí me enseñaron a nadar a lo bruto en una piscina de la sierra de Madrid, por las mañanas, con un frío que pelaba. Y es la mejor forma de aprender. Te tiran en lo hondo y el puro instinto te hace salir a la superficie, mover las extremidades y "nadar" hasta la escalerilla. Y cuando por fin tocas tierra, vuelta a empezar. Me extraña que no hayas hablado de lo de mearse en la piscina, espcialmente molón cuando estás buceando. ¿Quizá lo has dejado para una nueva entrega de tus aquaventuras?

chüpetina dijo...

jeje, es que la piscina da para mucho, mucho!!
despacico y buena letra. besos babosos

el_Vania dijo...

Dicen que nadar no se olvida, pero yo... confirmo la regla porque soy excepción.
Me hundoooºoºooºooºoooºooººoºoºo!!
Salud/OS!

Clodovico dijo...

A mi me apuntaron a clases de natación cuando tenía tu edad, habia uno mazo de tonto que escupia en el agua y no paraba de putearnos a todos.. me reconforta que ahora seguro que es reponedor :)

Griseada dijo...

hahahaha pero que peripecias tuviste que pasar para aprender a nadar xD.
Recuerdo que mi primera experiencia fue con el mar y mis tios fueron los que me llevaron a la playa y me tiraron mar adentro y que sobreviviera sola por ellos xD y asi aprendi a nadar, a la fuerza!!, pero aprendi y no me olvide jamas :D

Claro que con experiencias como la tuya, ni las señoras tetonas se olvidaran que chupetina aprendio a nadar! :D
saludos!!

Griseada dijo...

hahaha somos amigos solamente, y sabes por qué? porque a él le gustan los hombres igual que a mi
:o!
hahhahah
nos vemos

Anónimo dijo...

Yo no tuve tanta suerte como tu. A mi no me llevarón a aprender a nadar. Yo aprendí a mantenerme a duras penas en el río Tajo y ahora que soy muy, muy mayor voy a una piscina que tengo cerca de casa a aprender a nadar. Y Sabes una cosa? Yo si me hundo.
Besos chüpetina

Kyra dijo...

Si, uno se encuentra mucha gente delicada en las piscinas... por cierto, que bueno que ya vas a aprender a nadar!

Miriri dijo...

Lo más divertido de hacer cosas es aprender a hacerlas y aprender a nadar es muyyy divertido y más, si te dejan a tus anchas por la piscina como a tí.

Por cierto, hoy los flotadores se los ponen también algunas chicas jóvenes que, a lo mejor, no aprendieron a nadar de pequeñas...