domingo, 18 de enero de 2009

eMaïl dE uN nïÑo pAleStIno

querida chüpetina,

te escribo a ver si se te ocurre algo. resulta que, bueno, no sé si lo sabes, pero aquí hay guerra, en mi ciudad. no sé muy bien de qué va, porque yo a los únicos soldados que veo son a los nuestros. los otros nos lanzan bombas desde el cielo y, claro, no les podemos responder.
yo soy muy valiente y muy mayor, así que me dan igual las bombas.

me abrazo fuerte a mi fusil de juguete, que me protege, y si no aguanto más, entonces me voy con mamá. a mis hermanas no les hace falta, pero es que ellas son mayores y no tienen miedo. aunque a veces lloren.


ya no vamos al cole, porque con el ruido de las bombas no se oyen las explicaciones de la profe. tú dirás que es guay y, bueno, un poco sí lo es porque no tenemos que hacer deberes, pero ya casi no veo a mis amigos.

el otro día vi a la mamá de fátima, pero no la pregunté porque estaba muy triste, no sé, todo el mundo está triste ahora. dicen que los israelíes son los enemigos, que son todos malos, que no creen en dios ni en mahoma como nosotros, que nos quieren quitar nuestras casas, y nos quieren matar a todos, y que sus niños y mujeres tienen cuernos y blasfeman contra dios todo el día. yo no sé si creerlo porque, como te dije, todavía no he visto ni siquiera a ningún soldado israelí.

a veces tengo miedo de morir, porque claro, es normal. pero luego por la tele y la radio, nos dicen que no tenemos que tenerlo, que tenemos que luchar contra el enemigo, que son malos, y que tenemos que morir por palestina, que es mi país. que cuando muramos, iremos al cielo directamente junto a dios y el profeta, y estaremos haciendo un gran servicio a nuestra familia, a nuestros amigos, y a palestina. que nos inmolemos, que eso es que te prendes fuego o te pones una bomba, y vas a matar a los israelíes, los malos. pero que ahora no nos podemos inmolar porque todos los países han cerrado sus fronteras, eso significa que no podemos irnos de palestina aunque tengamos hambre o mucho miedo.


así que, como ves, por un lado tenemos que hacer que no nos maten, y por el otro tenemos que matarnos si hace falta. esto es un lío. yo sigo teniendo mi fusil de juguete, porque yo lo único que quiero es que mamá y mis hermanas estén contentas otra vez, que no tengamos miedo, y que nadie les haga nada a ellas. papá no está, y ahora soy el único hombre de la casa. así que tampoco me puedo morir así como así, aunque quisiera.


ahora vienen muchos con cámaras de video y de fotos enormes. no entiendo por qué viene esa gente a sacar fotos, porque luego nadie hace nada. y yo creo que las fotos de la gente que se muere y de las bombas no son bonitas, que palestina era mucho más bonita antes y no había tanta gente sacándola fotos.

pero bueno, yo lo entiendo, cuando estás en otro país, cada uno tiene sus preocupaciones. supongo que a mí me pasaría lo mismo, no lo sé.
bueno, chüpe, sólo te escribo para ver si se te ocurre alguna solución. si no, al menos para que sepas lo que pasa por aquí.

un beso muy fuerte,



Odai Hakeem Al-Mansi

----------
sí que sabía que había guerra, pero todavía no sé qué contestarle a mi amigo.

besos babosos


9 cosas que dice la gente:

Clodovico dijo...

Que bonito te ha quedado, me he emocionado y todo :$
¡Besitos!

1977 dijo...

Israel no debería existir. Y punto.

Alicia Mora dijo...

Chupetina es normal que no tengas nada que decir. Los adultos tampoco tenemos ya palabras que decir ante esta situación y muchas lágrimas y mucho dolor porque mueren niños y niñas de tu edad sin comprender absolutamente nada.
A veces cuando te vas haciendo mayor te das cuenta que los cuentos con finales felices no exiten y que lo que hay realmente en este mundo son personas tan mezquinas y miserables que se atreven a dictar guerras donde muere mucha gente y sólo por motivos electorales, territoriales o sólo para hacer notar su superioridad con el semejante, doblegarles hasta robar la propia alma.
Te das cuenta que todo es una mentira, que los Derechos Humanos no existen, sólo en la teoría y en las convenciones de politicos donde se hinchan a comer y a beber.
En fin, que agradece dónde has nacido, porque todo se reduce a la suerte y al azar...
Besitos babosos
de una lapicera.

Kyra dijo...

Yo tampoco sabria que contestar... pero los niños (o los adultos) jamasjamasjamas deberian experimentar lo que es una guerra. :(

Alejandrina Cara de Gallina dijo...

Ay chupetina...
Que le vas a decir al chiquillo???
Estoy seguira que asi muy parecido piensan muchos niños de todo lo que sucede a su alrededor, de verdad que ni chingamos, con todo lo que hacemos pasar a los niños...

Anónimo dijo...

Hola chüpetina, hace algún tiempo que no te había leído, pero veo que sigues tan estupenda como siempre.
Besitos piscineros.

Miriri dijo...

Es una pena que, aunque los dirigentes políticos leyeran una carta real así, no les conmovería lo suficiente como para terminar con este tipo de barbaries.

Eso sí, que nunca se silencie la voz de todos los ciudadanos del mundo.

Anónimo dijo...

Chupetina, dile a tu amiguito que no se preocupe, que pronto mama y papa le llevaran a lanzar cohetes a los infieles. Eso y tambien le daran unas piedras para tirarselas a esos perros judios. Y si la guerra continua siempre esta a tiempo de hacer de escudo humano. Asi se convertira en un martir y podrar estar junto a Fatima y a otras 15 virgenes, a las que podra golpear y humillar sin que su religion le castigue.

Ya ves chupetina, a veces no hay que dejarse engañar por las apariencias.

Anónimo dijo...

La verdad es que puedo agradecer donde nací y no allí no me gusta nada que la vida sea practicamente toda suerte.
BESITOS de aRTURO ME ICISTE LLORAR CON TU HISTORIA.