sábado, 17 de enero de 2009

dË dÓnDE vïEneN lOs hËrmANiTos

pues hace mucho estaba pensando que estaría bien tener un hermano o una hermana. que a ver por qué muchos niños tienen y yo. sería muy divertido hacer que se comiera mis acelgas, mandarle recoger mi habitación o acostumbrarle a que me hiciera los deberes.

así que he ido a preguntarle a mamá que cuándo me van a comprar un hermano, pero de los de verdad, no un nenuco de esos de pega, que cuando se le acaban las pilas ya no mea ni hace nada, y además no puede hacer lo que yo le diga, ni le puedo robar cromos de los gorbiti porque a los muñecos los mayores no les compran caprichos.


pero mamá se ha reído y luego ha puesto la cara que viene antes de "ya lo entenderás cuando seas mayor". ha sido raro, porque en vez de decirme eso, ha empezado a contarme una historia. me ha dicho que los niños no se compran, que se hacen entre papá y mamá. yo le he dicho que cómo, y me ha contado otra historia sobre semillas, así que parece que en realidad somos plantas, pero no lo sabemos, y en vez de regarnos, bebemos agua. pero para que nazcan niños, un papá tiene que ponerle semillas a una mamá, que debe ser la maceta, y entonces pues se hace un niño, y no hay que comprarlo ni nada, que es gratis. a mí me suena raro, porque a veces me dicen que soy un tesoro y que me quieren más que a nada en este mundo, pero resulta que me han hecho gratis y no les he costado dinero, no lo entiendo.

después le he dicho a mamá que si siempre es así, que si siempre es gratis. mamá ha dicho que lo caro viene luego, pero que a veces un papá y una mamá no pueden, y que entonces tienen que hacer un niño entre un papá, una mamá y un médico, y hay que pagar al médico. yo entonces le he preguntado a mamá que por qué hay que pagarle al médico, que si el abuelo quiere tener hijos, y que si por eso paga a las mujeres esas del bar ese al que va, porque son médicas, aunque me parece un sitio un poco raro para que haya médicos. mamá me dijo que eso es otra cosa, y ahora sí que me soltó lo de yaloentenderáscuandoseasmayorblablablá.

y, claro, yo le dije que cómo sabía si el experimento de las semillas había salido bien, y el niño se había hecho, si es porque salía la tripa de repente o por qué. mamá me dijo que eso se sabe cuando no te viene la regla, aunque luego tienes que ir al médico, para que te hagan más pruebas que te digan si es verdad que hay un niño dentro o no. yo no sabía que cuando una era mayor las reglas te siguen como los ratones al flautista de hammelin, aunque según mamá, no son reglas de medir, sino las cosas de quedarse embarazada que ya no se usan (pero sigo sin entender, entonces, cómo las mamás pueden sacar las macetas de su cuerpo, cuando las semillas del papá no las han usado, si las macetas son muy grandes. ¿por dónde salen?).

así que he estado todos los días mirando por la casa, a ver si aparecían macetas nuevas, porque eso significaría que no tendría un hermano. pero como siempre veía las mismas, pues he ido a mamá y le he preguntado que si íba a tener un hermanito. mamá se rió cuando le conté lo de las macetas (ya sabeis, los mayores tienen un sentido del humor muy raro), y dijo que que ella supiera, pues no. pero que lo mismo mi padre nos daba alguna sorpresa.

así que he ido a papá, y le he dicho que tenía una cosa muy importante que contarle. entonces papá, como me vio muy seria, pues quitó la xbox y me dijo que me sentara a su lado. me sentí muy importante, porque por fin me trataba como a una persona mayor, en el buen sentido de la palabra, claro. y sin pensarlo mucho, respiré mucho y le dije: "papá, ¿a ti te ha venido la regla?" papá se rio igual que mamá. y lo de sentirme mayor se fue a la porra en dos segundos. después dijo que no, que hacía mucho que no le venía, que lo sentía. entonces, claro, supe cuál era la sorpresa.

así que fui corriendo a donde estaba mamá, gritando que papá estaba embarazado, y que iba a tener un hermanito, que por qué no me lo habían dicho, que ahora yo ya sabía porque tenía la tripa tan gorda. aunque lo de tener pelos en la tripa seguía sin entenderlo, como no fuera para que el hermanito no pasara frío.

total, que papá vino también, y se empezó a reir con mamá un montón sin parar durante mucho rato. hala, todos riendo porque yo había descubierto que papá estaba embarazado. al final me contaron que los papás no se podían quedar embarazados, que sólo las mamás. y que lo del hermanito iba para largo. ya podían haber empezado por ahí.

así que nada, sigo sin hermanito. ni hermanita.

besos babosos

2 cosas que dice la gente:

MIriri dijo...

Qué buena historia! La verdad es que es complicado entender lo de los embarazos y los hermanos y el ciclo de la vida, jeje

Yo, de pequeñña, también sacaba mis propias conclusiones respecto al tema, pero éstas son más originales XD

Anónimo dijo...

jJAJAJ buenisima historia chupetina me encanta leer las cosas que escribes (l)
besos de parte de arturo
por cierto no me importaria tener un bebe contigo :S